Mis otros Blogs: ECONOMÍA EN GRÁFICOS CHARTISMO & TIMING GRÁFICOS COMPARATIVOS

Con Preferentes y con cualquier acto deshonesto: El principio general de un castigo superior al beneficio

En EEUU si compras un producto en mal estado en el supermercado, te devuelven el dinero y te regalan un nuevo producto en buen estado. Es decir, pierden dinero. He vivido varios ejemplos personalmente, como un bote de cacao ó una camiseta, en ambos casos me los llevé a casa antes de tener que volver a la tienda a reclamar.

La atención al cliente es exquisita, y la mejor prueba de buena voluntad es que sales ganando porque al final te llevas un producto gratis.

La clave es que si se equivocan, les cueste dinero. Si no, ¿qué incentivo tiene la empresa para evitar ese incidente en el futuro?

Con las PREFERENTES en España ocurre lo mismo. Si se devuelven sólo unas pocas, la pérdida de la banca es parcial. Es evidente que hubo estafa intencionada, se hicieron muchas cosas mal. La única forma de que la banca ponga TODOS LOS MEDIOS para evitar este tipo de engaños, es que el coste asociado al error sea superior al beneficio.

Ese principio debería ser absoluto y aplicarse a todos los niveles. Por ejemplo, al nivel de robos y otros delitos menores, la ley falla porque los delincuentes pierden muy poco cuando les pillan, comparado con lo que ganan cuando nos les pillan (e incluso cuando les pillan).

Es pura teoría de juegos, pura racionalidad: ¿cuál es el comportamiento racional si puedes ganar 100 y perder 80 por ejemplo (suponiendo equiprobabilidad)?

A poco que nos pongamos a pensar, pueden salir muchos ejemplos más:

  • Cuando un grupo de empresas pacta un precio y manipula el mercado, la multa que les pone la comisión de competencia suele ser ridícula en comparación con lo ganado. El incentivo para dejar de hacer ese tipo de prácticas delictivas no existe.
  • Cuando tu compañía telefónica te cobra de más, ó una avería te deja sin línea durante dos días, ¿de cuánto es la indemnización? Si se limitan a devolverte la parte proporcional, no hay incentivo. Debería tener una penalización extra, un coste adicional que les obligue a extremar las medidas para evitar que se repita.

En resumen, cuando la multa ó el castigo aplicado sea inferior al beneficio obtenido con el delito, es evidente que no existe incentivo para erradicar esa conducta, y podemos incluso dudar de que el legislador u organismo correspondiente tengan realmente la intención de erradicar esa conducta. Podríamos hacerlo más complicado aún si tenemos en cuenta la tasa de éxito de esos delitos, es decir, el porcentaje de delitos (estimados) que no se pillan y por lo tanto no tienen castigo. Por ejemplo, si Telefónica cobra de más en sus facturas, es probable que una parte de la gente no se den ni cuenta ó no reclamen. Supongamos que un 40% de esos errores ni siquiera se reclaman, entonces el castigo para Telefónica en los errores que sí se reclaman debería de ser mucho mayor, para evitar que globalmente salga beneficiada.

Razonamientos y principios lógicos que pertenecen más al mundo de la utopía que a la realidad. Mi granito de arena para que demos un pasito en la buena dirección. Todo ello motivado por las recurrentes noticias sobre el escándalo de las Preferentes, donde verdaderamente uno tiene la sensación de que la Banca al final siempre gana

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: FILOSOFIA
2 comentarios sobre “Con Preferentes y con cualquier acto deshonesto: El principio general de un castigo superior al beneficio
  1. Jorge dice:

    Comparto integramente tu planteamiento, nada evoluciona si no se castiga el error máxime cuando éste es culpable. Pero por queda otro punto por tocar, cuales son los incentivos cuando loa compensación es más gravosa que el daño causado: buscar los errores para lucrarse con ellos? desarrollar un régimen de asguramiento de riesgos con sus consiguientes primas? más abogados? Todo eso encarece los productos sin mejorarlos ni una gota, detrae recurso productivos de la economía y frena la iniciativa.
    Donde está el equilibrio eficiente?

    Por último: lo de las preferentes ha sido una estafa global perpetrada por los bancos, defendida por los organismos reguladores y por el Gobierno que ha salido a proteger a sus acreedores y no a sus ciudadanos. La nueva herramienta fiscal, el robo al depositante.

    • Niko Garnier dice:

      De acuerdo con lo de las preferentes. Parece increíble que la historia se escriba así, que sea tan fácil y evidente, y que aún así haya sido posible. El Estado roba ante la indiferencia de los que en teoría deben controlar al Estado.

      De lo otro que dices, no estoy seguro de haberte entendido. Los incentivos para quién, ¿la empresa ó cualquier ciudadano ó empresa? Eso que dices, es verdad que ya ocurre en EEUU donde abogados y particulares se lucran, porque las indemnizaciones son desproporcionadas. Sin ir tan lejos, creo que la respuesta está en los PRINCIPIOS: al margen de si es un coste para la economía, de si es eficiente al máximo ó no, creo que debería ser un principio sagrado: no puede salirte más barato y más rentable delinquir, ser deshonesto, que hacer las cosas bien

      Gracias por comentar :-)
      Un abrazo !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Suscríbete a mi Boletín

Recibirás un e-mail para confirmar tu suscripción.